Las más importantes noticias desde República Dominicana

El éxodo másivo de miles de haitianos en América Latina

Más noticias

Criminalidad baja 52% en San Francisco de Macorís y los asaltos 72.7% a un mes de implementación “Mi País...

Ministro de Interior pasa balance junto a principales actores SAN FRANCISCO DE MACORÍS.- El ministro de Interior y Policía,...

Alcalde de Boca Chica llama a Ministerios de Turismo y Salud promover y vacunar visitantes de Playa.

BOCA CHICA.-El alcalde del Municipio Turístico de Boca Chica, adelantó este miércoles que a partir de este fin de semana iniciará una...

Ministerio de Salud Pública anuncia Jornada Nacional de Vacunación contra la rabia los días 29, 30 y 31 de octubre

Con la jornada Nacional de Vacunación antirrábica se busca vacunar más de 1 millón de perros y 300 mil gatos, bajo el...

Alcaldía de Cambita Garabitos realiza caminata para la concienciación para la prevención del cáncer de mama

Por Emmanuel Solano CAMBITA GARABITOS.-La alcaldía de este municipio realizó una concurrida caminata para crear conciencia acerca de la...

El terremoto que devastó la nación caribeña en 2010 originó un éxodo que sigue en movimiento, con decenas de miles de migrantes atascados en Colombia o México que provienen de Brasil y Chile

La migración haitiana deambula desde hace una década por América Latina y ha vuelto a hacerse visible en un lugar inhóspito: la selvática frontera entre Colombia y Panamá. Miles de migrantes atascados han convertido el municipio colombiano de Necoclí en un embudo antes de adentrarse en el istmo por el Tapón del Darién y seguir su trayecto por Centroamérica hacia el norte, con Estados Unidos como el destino anhelado y México como nuevo territorio de acogida para el éxodo de esa nación caribeña. Esta crisis con números inéditos ha puesto en evidencia la peregrinación de una población que atraviesa el continente, mientras Haití se mantiene sumido en otro pico de inestabilidad, uno más, luego del magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

Tanto Colombia como Panamá son solo países de tránsito, coinciden las autoridades. Aunque el número de haitianos en esa frontera palidece frente a la diáspora venezolana, que se cuenta por millones, constituye un flujo constante de decenas de miles de migrantes irregulares que llegan no desde el Caribe sino desde el sur del continente, principalmente de Brasil y de Chile, adonde huyeron después del terremoto de 2010. En esa ruta riesgosa a través del Darién, una de las selvas más peligrosas del mundo, son acompañados en menor medida por cubanos, asiáticos y africanos, la llamada “migración extracontinental”.

Llegan desde la porosa frontera con Ecuador, y Migración Colombia insiste en que no es un fenómeno nuevo sino un flujo histórico que ha tenido picos de más de 35.000 personas en un año. Sin embargo, la dependencia reconoce como “alarmantes” los números actuales, que superan por mucho esos antecedentes. En lo que va del año, las autoridades panameñas registraron a 46.000 personas por esa frontera, 18.000 solo en julio. Más de 20.000 aparecen como haitianos, de lejos en primer lugar, seguidos por 8.000 cubanos. Pero la proporción en realidad es mayor: en los registros figuran 1.500 ciudadanos brasileños y cerca de 3.000 chilenos que en realidad corresponden a hijos de haitianos nacidos en esos países, que acogieron las primeras oleadas del éxodo posterremoto, presumiblemente menores de 11 años.

La tupida selva panameña tiene una época seca, de octubre a marzo, y es lluviosa el resto del año. Los migrantes suelen atravesar el Darién en la temporada seca para evitar peligros adicionales como la crecida de los ríos y los terrenos fangosos, explica desde Panamá Santiago Paz, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). “Este año, aún en esta época lluviosa en que nos encontramos, se siguen incrementando los flujos”, advierte.

El terremoto migratorio

Aunque la inestabilidad es recurrente en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, el éxodo tiene un disparador claro: el devastador terremoto del 12 de enero de 2010. Desde entonces, los haitianos han migrado a Sudamérica, principalmente a Brasil, que en aquel momento estaba sediento de mano de obra para construir las infraestructuras del Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016. Al gigante sudamericano llegaron principalmente por los Estados de Acre y Amazonas, en el norte del país. Hasta agosto de 2020, eran más de 143.000, con fuerte presencia en São Paulo y Rio Grande do Sul, en la frontera con Argentina. La mayoría obtuvo residencia permanente por razones humanitarias y los haitianos se convirtieron en una de las mayores comunidades de inmigrantes y refugiados hasta que fueron sobrepasados por los venezolanos en 2018.

La pandemia, sin embargo, redujo ese flujo. Sin oportunidades de trabajo y con la economía parada, muchos han tratado de moverse a otros países y el número de pedidos de residencia y refugio cayó, según datos del Departamento de Inmigración del Ministerio de Justicia brasileño. En 2020 se registran 6.613 pedidos de refugio, 40% menos que el año anterior.

Chile, con una economía dinámica —al menos en números macroeconómicos—, se convirtió en el siguiente destino de muchos de ellos. Pero en la última década, los haitianos que emigraron al país austral han comenzado a abandonarlo también rumbo al norte. Aunque no existen datos oficiales, Carlos Figueroa, del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), confirma el éxodo. “Hemos estado conversando con organizaciones en Chile y en otros lugares de Latinoamérica. Reportes del Gobierno de Panamá indican que el 76% de la población haitiana que llega a ese país proviene de Chile. Es un hecho”, asegura Figueroa, quien trabaja en la promoción de la dignidad y los derechos de migrantes y refugiados.

Es una tendencia que se advierte en la misma comunidad haitiana. Jean Claude Pierre-Paul, un trabajador social haitiano que llegó a Chile en 2008, antes que comenzara la llegada masiva en 2014-2015, asegura: “Mis compatriotas se dirigen a la frontera de México y Estados Unidos. Hacen una ruta Chile, Perú, Brasil, Colombia, Panamá, Guatemala, Honduras hasta llegar a México”, explica Pierre-Paul, activista por los derechos humanos y miembro del Espacio de Reflexión Haití-Chile. Pierre-Paul denuncia que hoy los migrantes tardan de tres a cuatro años en obtener una permanencia definitiva en el país. “En Chile, ninguna otra institución del Estado se toma tanto tiempo en responder una solicitud”, asegura.

De acuerdo con datos oficiales, en Chile residen más de 1,4 millones de extranjeros. La comunidad haitiana representa el 12,5% y se ubica en tercer lugar luego de la venezolana (30,7%) y la peruana (16,3%). Según el Servicio Jesuita a Migrantes, los haitianos que han salido del país representan un mayor número que los que entraron tanto en 2019 y 2020 como en los primeros cuatro meses de 2021. Es una tendencia que no se había registrado desde 2010.

La socióloga María Emilia Tijoux, académica de la Universidad de Chile, asegura que durante años los extranjeros lo consideraron un lugar interesante para vivir, pero actualmente “hay personas que se están yendo, porque el país produce miedo”, según las entrevistas que han realizado y la información que obtienen de la misma comunidad haitiana. Para Tijoux, “la sociedad chilena en general evalúa negativamente a las personas migrantes” y “la comunidad haitiana ha sido especialmente castigada y sometida a maltratos y abusos de todo tipo”. Los que se quedan, dice, “saben que deben resistir a un modo de ser nacional y racista”, afirma.

Entre los factores que han obstaculizado la inclusión de los haitianos en la sociedad chilena, Figueroa, el investigador del Servicio Jesuita, apunta a la discriminación, a las dificultades para conseguir un trabajo digno —consiguen empleos que suelen ser precarios en comparación con otras nacionalidades— y a los problemas para regularizar sus papeles, porque el Gobierno pide un documento de antecedentes penales que resulta especialmente complejo de conseguir para los haitianos.

El nuevo flujo migratorio hacia el norte parece impulsado por amigos y parientes que les hablan de las bondades de vivir en países desarrollados como EE UU o Canadá. Pero nadie les explica los enormes riesgos del trayecto. Además de miles de kilómetros de carretera, el recorrido abarca grupos armados, trata de personas y días caminando en una selva húmeda plagada de animales e insectos. La OIM prepara una campaña regional en creole, “parle verité” (habla con la verdad), con testimonios que alertan sobre los peligros a los que se enfrentan.

Comparte este artículo por:

- Publicidad -
- Publicidad -

Las más recientes

El Kartódromo United Petroleum Grupo Alonzo celebra la 4ta carrera puntuable del Campeonato Nacional de Kartismo

El evento totalmente gratis se efectuará este sábado 23 y domingo 24 de octubre  Santo Domingo, RD.- Los días 23...

Zero EmisiónRD sembrando para un futuro ambientalmente sostenible

Con motivo de celebrarse el mes de la reforestación y con la intención de colaborar con el ecosistema para proteger los recursos...

Asociados de Inverotel invertirán más de US$580 millones en el país hasta 2024

Ocho propietarios de las principales cadenas españolas instaladas en República Dominicana hablaron de ello en un encuentro con el presidente Luis Abinader...

Tribunal condena a Juan Mateo Guerrero a un mes de prisión por difamación e injuria contra Guido Gómez Mazara.

El comunicador deberá cumplir un mes de prisión en cárcel de Najayo. Santo Domingo. -  La Segunda Sala Penal...